Salchichas con tomate

Hoy un plato sencillo, popular y muy gustoso.

IMG_0681

Ingredientes (4 personas):

  • 800 gramos de salchichas (unas 20)
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo.
  • 1 lata de 400 gramos de tomate triturado.
  • 1 cucharadita de albahaca.
  • 1 cucharadita de orégano.
  • 1 cucharadita de perejil.
  • 2 cucharaditas de azúcar.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Agua.

Preparación:

En una sartén con aceite freír las salchichas y dorarlas. Recordar que mientras se fríen hay que pincharlas de vez en cuando para que suelten el líquido y no exploten. Una ve fritas reservar.

Picar la cebolla y los ajos y sofreírlos, a fuego lento, en el mismo aceite que las salchichas. Cuando la cebolla esté blandita añadir una de las cucharaditas de azúcar y dejar que se caramelice. Cuando esté caramelizada la cebolla añadir la lata de tomate triturado (no frito) y unos 100 ml. de agua junto con el orégano, la albahaca y el perejil. Probar y ajustar de sal y si está ácido la segunda cucharadita de azúcar. Una vez ajustado es el momento de añadir las salchichas y, a fuego medio, dejar reducir la salsa hasta que tenga la consistencia que desees.

Si te gusta ligeramente picante añade una cayena en el momento de sofreír la cebolla y retírala ante de añadir el tomate. Si te gusta más picante por las cayenas que consideres.

 

Anuncios

Spaghetti bolognesa con tomates cherry y chorizo

 

IMG_0671

Ingredientes (3 personas):

  • 300 gramos de spaghetti
  • 200 gramos de carne picada
  • 50 gramos de chorizo picado
  • 1 cebolla.
  • 2 o 3 dientes de ajo.
  • 10 tomates cherry
  • 4 o 5 hojas de albahaca
  • 1 cucharadita de orégano.
  • 1 cucharadita de perejil picado.
  • 100 ml de tomate frito.
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Cocer la pasta en abundante agua (1 litro por cada 100 gramos de pasta) el tiempo indicado en el envase. Reservar.

En abundante aceite poner a fuego lento la cebolla y el ajo finamente picados. Cuando estén pochados añadir la carne picada, el chorizo y los tomates cherry cortados en rodajas y remover hasta que empiece a dorarse. En ese momento añadir el tomate triturado y un poco de agua y seguir removiendo mientras se fríe unos 10 minutos a fuego lento. En el último instante añadir las hojas de albahaca finamente picadas, el perejil y el orégano, y ajustar de sal.

Mezclar con la salsa, ajustar de sal y servir.

Desheredados

Trémula la luz de las viejas farolas parecía formar unas islas en la obscuridad. De hierro y con los cristales sucios por el paso de los años, ni aun con la ayuda de la humedad que impregnaba las piedras de la calle, lograban desdibujar los rincones donde grotescas sombras se apiñaban y movían para observar.

Estrecha y sucia, nada diferenciaba esta calle de cualquier otra del barrio. Como todas ellas compartía el olor agrio que borrachos y furcias con desparpajo hacen volar allí donde se mueven.

Nadie diría que hasta allí llega el amanecer todos los días. Más de uno, y yo entre ellos, al verla así,  gozando entre amarguras y vomitando en cualquier esquina el olvido que el vino le dio, pensaría que el sol detiene su camino cada mañana en la plaza que le pone fin. Y en cierto modo es así, pues ni siquiera al mediodía, cuando las rameras se levantan habiendo perdido ya el olor a perfume barato, pero conservando el del sudor y la mordedura de los años en el rostro, sin que polvos ni coloretes logren rescatar un rostro iluminado por la esperanza y la juventud, ni siquiera entonces, los rayos de sol llegan a calentar sus piedras.

Maldita es ella y todas sus gentes. Desheredados de la fortuna. Buenas gentes cuyo único pecado es haber perdido su estrella.

Indeseables con hiel por saliva. ¿Quién sabe si por una historia de amor, o un ojo perdido en una guerra que no era suya?

Ni valor para matarse les queda y se envenenan noche a noche, ellos con mal vino, ellas con anís que es más fino y les da el valor para soportar a ese cliente que poco paga y mucho quiere. Que con cara diferente, pero día a día, les ha hecho un callo en el alma. Y fingen vibrar con él como soñaron un día, antes de salir del pueblo, en la ventana, mirando ilusionadas la luna, que vibrarían con ese hombre forjado a fuerza de suspiros y que nunca llegó.

No son más que desgraciados. Pero tiernos. El desconocido que les paga una ronda y les escucha, es su hermano. Venden el alma por un amigo.

Lo bastante complicados para ser simples. Con el calor de un niño, con la sonrisa de él. Solo buscan amor.

Y cuando al cerrar la taberna salen a la calle hablan solos y cantan tristes melodías de otros tiempos, que algún jarro de agua, sin pensar  de que alma brotan esos lloros, ha de apagar para dar paso a las maldiciones.

En casa, los que la tienen, encenderán una vela sucia y amarillenta como ellos y se dejarán caer sobre el colchón y a solas volverán a llorar.

Y así hasta que el corazón les falle, el hígado se les disuelva en alcohol o la pulmonía les atrape. Y los veréis morir en cualquier rincón creyendo que duermen, pues en sus labios veréis una sonrisa. Ya que vosotros no sabéis que solo morir les podría hacer sonreír.

Castellbisbal, 16 de junio de 1984

Mi rincón de pensar: La democracia.

¿Cómo un país que se autoproclama demócrata puede tener un jefe de estado vitalicio cuyo sucesor es hereditario? Y ¿cómo este jefe del estado puede estar por encima de las leyes siendo inimputable?

¿Cómo puede este mismo país defender la ilegalidad de consultar al ciudadano sobre su futuro?

Recordemos también como el gobierno de este país se agarra al diccionario para defender que matrimonio solo puede ser la unión de un hombre y una mujer. Como muestra de mi buena voluntad les diré que tienen razón en ambos casos ateniéndome a las definiciones que da el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española:

matrimonio.

(Del lat. matrimonĭum).

1. m. Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales.

2. m. En el catolicismo, sacramento por el cual el hombre y la mujer se ligan perpetuamente con arreglo a las prescripciones de la Iglesia.

3. m. coloq. Marido y mujer. En este cuarto vive un matrimonio.

democracia.

(Del gr. δημοκρατία).

1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.

2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.”

Pero también he de decirles que se equivocan al usar para entender nuestro mundo las definiciones de una institución con una fuerte inercia inmovilista y por tanto se equivocan en su comprensión del mundo y en sus exigencias de imponerlas a los demás.

Creo que las definiciones que daré a continuación se ajustan más a la realidad.

Matrimonio: Contrato entre dos personas que deciden libremente compartir emociones, esfuerzos, vivencias y que mientras se amen y respeten cuidarán esta unión, disolviendo este contrato en el momento que no se den estas circunstancias.

Democracia: Sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes.

Por lo tanto si un gobierno no cumpliera sus promesas electorales o fuera deshonesto, el pueblo debería estar facultado para romper el contrato que supuso su elección y sustituir por otros a estos gobernantes que han cometido un fraude de ley al conseguir el poder con falsas promesas.

Siguiendo con la definición expuesta de democracia, si un gobierno demuestra su incompetencia, su falta de coherencia o su deshonestidad ¿qué obliga a esperar al final de su mandato si como antes he dicho se produce este fraude de ley? El contrato está viciado de origen y por tanto es inválido.

¿Qué tipo de democracia es la que me obliga a pertenecer a un determinado estado solo por motivos de nacimiento en una legalidad vigente? ¿Qué tipo de democracia es la que no solo renuncia a escuchar la voz del pueblo para conocer sus deseos, si no que además intenta amordazarlo legislando para ello? ¿Qué tipo de democracia es la que legisla para adecuar la realidad a sus deseos, en lugar de legislar para adaptarse a la realidad? ¿Qué tipo de democracia es aquella que cuando millones de personas levantan la voz para defender su derecho a decidir, su gobierno  opta por anunciar la estupidez de todos ellos y se erige como salvador de la patria? ¿Qué tipo de democracia renuncia a la autocrítica, a escuchar, al diálogo y opta por la amenaza y la represión? ¿Qué tipo de democracia es la que enjuicia alguien por preguntar a los demás que desean?

En un mundo repleto de corruptos en el que la perversión, en su sentido de hacer aparecer lo malo por bueno y lo falso por cierto: ¿Qué tipo de democracia puede haber? La respuesta es sencilla: Una democracia perversa. Podrán imponérmela, pero no engañarme. Esto no es democracia.

Barcelona 16 de octubre de 2015

Firma

Fdo.: Martín Fombuena Marchi

Arroz negro cremoso con trompetas y gambas.

IMG_0631

Con un poco de all i oli.

Ingredientes (3 personas):

  • 300 gramos de arroz bomba.
  • 150 gramos de calamar cortado a dados.
  • 150 gramos de gambas peladas grandes.
  • 100 gramos de carne de mejillón.
  • 100 gramos de carne de almeja.
  • 100 gramos de guisantes.
  • 10 gramos de trompetas negras o de los muertos, secas (75 gramos frescas).
  • 1200 ml de caldo de pescado (o agua y un par de pastillas de caldo).
  • 0,5  cebollas medianas.
  • 1 pimiento verde
  • 3 diente de ajo.
  • 3 sobres de tinta de calamar o el equivalente en bolsas naturales.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de la Vera.
  • 1 cucharadita de colorante alimentario.
  • 1 clavo.
  • 2 cucharadas soperas de tomate

Preparación:

Hidratar las setas y reservarlas separadas del agua. Usaremos este agua para hacer el caldo.

Pasar el calamar y las gambas por la cazuela con aceite de oliva y cuando empiece a estar doradito sacarlo dejando todo el aceite posible y reservar.

Picar la cebolla, el pimiento y el ajo y sofreírlos en el aceite. Cuando la cebolla esté casi transparente y el aceite haya tomado un color rojizo a causa de los jugos del calamar añadir las setas, las gambas y el calamar y tenerlo unos 10 minutos más. Poner la tinta en un lado de la paella y sofreírla. Agregar el pimentón,  el colorante y revolver unos minutos y añadir el arroz, dándole vueltas un tiempo, para que se sofría ligeramente y coja el sabor.

Agregar los guisantes, los mejillones y la carne de almeja.

IMG_0627

Añadir el caldo. Para que quede cremoso en lugar de seco poner, aproximadamente, 3 veces y media el volumen que ocupa el arroz. En este caso 300 gramos de arroz ocupan 350 ml, por lo que pondremos unos 1200 ml de caldo.

IMG_0629

Para el caldo yo he usado cabezas de gamba que tenía de otro día, pero puedes usar incluso caldo de pastilla. En el caldo poner el clavo. Ajustar de sal. Cocer el tiempo que indique en el paquete de arroz a fuego medio.

Se puede servir con all i oli:

https://emporiton.wordpress.com/2012/08/28/all-i-oli-al-estilo-tradicional/

IMG_0630

Pulpo gallego (o pulpo a feira).

IMG_0597

Ingredientes (4 personas):

  • Un pulpo de aproximadamente 2 kilos. El que yo he usado pesaba 2,200 k y una vez hecho no llegaba a un kilo. (si te sobra puedes congelarlo).
  • 0,5 a 1 de patatas (si pueden ser gallegas mejor (cachelos))
  • Pimentón dulce y/o picante (al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Preparación:

Dice la tradición que al pulpo hay que darle una paliza y asustarlo tres veces para que salga tierno. Ciertamente este método funciona, con los golpes se rompen las fibras musculares. Lo de asustarlo 3 veces consiste en que una vez el agua ha arrancado a hervir, cogiendo al pulpo por la cabeza, se sumerge en el agua unos segundos, se retira y cuando el agua vuelve a hervir se vuelve a meter y a la cuarta ya no se retira dejándolo hervir.

Por mi parte, mantengo el sistema de asustarlo tres veces pues tiene algo de conjuro y cuando hablamos de Galicia poca broma con estas cosas. Queimada, Santa Compaña y las Meigas,  sobre todo éstas que aunque ellos dicen que no existen, afirman al mismo tiempo que haberlas hailas. Lo dicho, como ningún mal puede hacer a la receta, mantengo la tradición, pero en lugar de golpear sin piedad al pobre animal utilizo otro sistema para romperle las fibras, la congelación. El resultado es igual o mejor que con la paliza sin requerir tanto esfuerzo. El único inconveniente es que hay que comprarlo con antelación, congelarlo y el día que deseemos hacerlo, descongelarlo previamente.

En una olla alta ponemos el agua a hervir. Cuando hierve añadimos las patatas con la piel y previamente lavadas.

IMG_0594

Con el agua hirviendo, si al poner las patatas se ha cortado el hervor dejamos que lo recupere, procedemos a realizar el ritual de asustar tres veces al pulpo y lo dejamos hervir. El tiempo aproximado es de 30 a 40 minutos según lo grande que sea. Para saber el momento en el que está en su punto suelo un palillo largo (como de pincho) con el que pincho al pulpo y las patatas. En el pulpo se ha de notar cierta resistencia, pero no excesiva. En las patatas ha de entrar y salir con suavidad sin arrastrar la pulpa de la misma. Para que esto funcione, las patatas han de ser de un tamaño medio.

IMG_0595

IMG_0593

Cuando no quemen y se puedan cortar, cortaremos las patatas en rodajas de un dedo de grosor y la emplataremos. Después cortaremos el pulpo con unas tijeras en rodajas de un centímetro, centímetro y medio y lo pondremos sobre las patatas.

IMG_0596

Rociamos generosamente con aceite de oliva virgen extra, salaremos y por último pondremos el pimentón picante, dulce o de ambos. A gusto de los comensales.

 

 

Pollo guisado

IMG_0571

Ingredientes (2 personas):

  • 4 contramuslos de pollo.
  • Media cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1 patata
  • 2 dientes de ajo
  • Medio pimiento verde
  • Un trozo de pimiento rojo
  • Un puñado de guisantes
  • 2 hojas de laurel
  • Una cucharadita de tomillo seco
  • Una cucharadita de romero seco.
  • 1 cayena
  • 100 ml de tomate frito.
  • 1 pastilla de caldo de pollo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

En la cazuela que usaremos para guisar calentar el aceite y pasar el pollo hasta que empiece a dorarse.

Cortar la patata a dados y la zanahoria a rodajas no demasiado finas y freír a parte.

IMG_0565

Picar la cebolla, el ajo y los pimientos y añadirlos al pollo y seguir sofriendo.

IMG_0564

Cuando ya esté el sofrito agregar con el pollo, agregar las patatas, la zanahoria, los guisantes , la cayena y todas las hierbas. Dar una vuelta.

IMG_0568

Añadir ahora medio litro de agua y la pastilla de caldo deshecha. Llevar a ebullición y dejar a fuego lento hasta que espese y reduzca el caldo.

IMG_0569

IMG_0570